No te volverán a dar ‘gato por liebre’ con el jamón ibérico

Coincidiréis con nosotros en que un Queso Boffard brilla por sí mismo, ya sea en pequeñas y finas cuñas, en cuidados tacos o en cualquier presentación que se os pueda ocurrir (aquí mismo tenéis varias recetas, por si os pica la curiosidad). De igual manera, compartiréis con nosotros que dos de los más habituales ‘compañeros de viaje’ de nuestros Boffard suelen ser un buen vino y un plato de un jamón ibérico cortado en finas y pequeñas lonchas. Pues bien, resulta que este mes ha traído consigo importantes novedades para evitar que nos puedan dar gato por liebre a la hora de comprar un jamón ibérico.

Nueva normativa sobre el jamón ibérico

Hasta la fecha, un aperitivo perfecto podía quedar a la altura del betún por culpa de un jamón pagado a precio de ‘pata negra’ y cuya calidad y sabor quedasen muy lejos del desembolso realizado por la pieza. Para poner coto a las estafas y con la intención de defender uno de los productos españoles por excelencia, ha entrado en vigor un Real Decreto por el que se aprueba la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos.

Lo más destacable de esta nueva legislación es que se mejorará ostensiblemente la información que recibiremos los consumidores, gracias a la simplificación de las denominaciones de venta y al establecimiento de la obligatoriedad de indicar con un sistema de etiquetas de colores los diferentes tipos de jamón y el tanto por ciento de raza ibérica, en los casos en los casos en los que se trate de animales 100 por ciento ibérico.

De este modo, pasaremos a encontrar únicamente tres denominaciones que serán “de bellota”, “de cebo de campo” y “de cebo”. Al mismo tiempo, se popularizarán también los precintos – o etiquetas – de colores que colocará el matadero en cada pieza y que serán de color negro para los jamones de bellota 100 por ciento ibérico, rojo para los jamones de bellota ibéricos, verde para los jamones de cebo de campo ibérico y blanco para los jamones de cebo ibérico.

La nueva legislación incluye también otras novedades como el refuerzo en los sistemas de control o la exigencia de un peso mínimo para las piezas. Pero en resumen, lo que nos interesa es que no volveremos a pagar un jamón a precio de oro para terminar descubriendo que su calidad no llega a la altura del desembolso que hemos realizado. Por si acaso, recordad que un buen Queso Boffard es siempre una apuesta segura :)

Publicado en Boffard, gourmet, Noticias, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario